IALA

La Conferencia Internacional de la Navegación Electrónica En Ruta muestra las prácticas evolutivas

La Conferencia Internacional anual de e-Navegación En Ruta se llevó a cabo una vez más a bordo del popular ferry DFDS M / S Pearl Seaways que navegaba de Copenhague a Oslo y de regreso. Esta fue la séptima Conferencia, que se celebró del 31 de enero al 2 de febrero y una vez más excedió de los 150 delegados de 28 países, incluyendo representantes de ocho organizaciones y 11 expositores que mostraron las últimas tecnologías y desarrollos operacionales en la e-Navegación.

El informe completo está disponible en el sitio web de la AISM aquí: http://www.iala-aism.org/content/uploads/2017/02/Report-e-Navigation-Underway-International-2017-final.pdf

La Conferencia se centró en las soluciones de navegación electrónica resultantes de los bancos de pruebas, que están aumentando en número y una clara tendencia es también el surgimiento de una mejor coordinación para que los bancos de pruebas individuales pueden incorporar los resultados de los demás. En su discurso de bienvenida, el Presidente de la Conferencia, Omar Frits Eriksson, quien hasta hace poco presidió el Comité ENAV de la AISM (hasta su nombramiento como Decano de la Academia Mundial en septiembre pasado), recordó a todos que la navegación electrónica era un proceso incremental, a diferencia de otros proyectos con una fecha de finalización establecida.

Además, como también destacaron muchas presentaciones, su éxito final depende del nivel necesario de armonización mundial. Para lograrlo es necesario que todos los interesados importantes se encuentren a bordo, incluidos los navegantes como usuarios finales.
El Secretario General de la AISM, Francis Zachariae, expresó la opinión de que el darwinismo prevalecería. Las mejores tecnologías y prácticas de navegación electrónica serán las que “sobrevivirán”, habiendo surgido como las más efectivas y prácticas entre los muchos esfuerzos en curso para investigar, desarrollar y mostrar soluciones de e-navegación para su implementación.
Sin embargo, subrayó que era urgente centrarse más en hacer negocios confiables y que las partes interesadas de la industria también solicitaban los estándares internacionales, en aras de la previsibilidad y la buena inversión económica. Advirtió contra un enfoque de “arriba hacia abajo” y creyó que cualquier concepto de “regulación” de la navegación electrónica estaba equivocado, ya que obviaba el punto de que la navegación electrónica sólo funcionará cuando sea impulsada por la industria y responda a las necesidades de los usuarios.

 

La Conferencia concluyó con una serie de conclusiones principales (que se pueden consultar en el informe), en las que se destaca, entre otros aspectos, la necesidad de abordar la ciberseguridad y las preocupaciones sobre los buques autónomos en la navegación electrónica.